¿Cómo ha evolucionado el jugador colombiano en los últimos 30 años?

June 26, 2019

 

La generación del 90´marcó un precedente en la historia del balompié cafetero: creó una mentalidad ganadora que hasta hoy se mantiene. El “pibe”, Leonel, Redín, el “tren”, el “tino”, Escobar, Higuita, el “bolillo” y Maturana, entre muchos otros, fueron los estandartes de esa Selección que puso a nuestro país en la mira del mundo. Dicho equipo pasó a la historia por lograr el tiquete a tres Mundiales seguidos (1990, 1994, 1998). También por el 5-0 a Argentina, claro está.

 

En Colombia siempre ha existido el talento, sólo que a veces no se ha sabido explotarlo. Debido a los resultados que consiguieron nuestros jugadores en los 90´, el fútbol europeo se volvió una realidad, en la cuál muy pocos tuvieron éxito. Los “tres mechudos” (Higuita, Valderrama y Álvarez) llegaron al Valladolid, Asprilla emigró al Parma, al igual que Valenciano al Atalanta, Rincón al Real Madrid y Valencia al Bayern Munich, por nombrar algunos. A pesar de estar jugando en el Viejo Continente, nuestros jugadores no estaban suficientemente entrenados en el aspecto psicológico y mental, factores que les afectaron bastante dentro del campo. Se podría decir que en ese entonces se valoraba más al jugador por su condición de juego que por otros aspectos, como sí se hace hoy en día.

 

El tiempo pasó y empezó el recambio generacional. Maturana volvió a tomar las riendas de la selección y supo mezclar con precisión la experiencia y juventud para la Copa América 2001. A partir de esto, “pacho” logró conquistar el certamen continental, el único título que ostenta Colombia hasta el momento. Aunque fuimos campeones no clasificamos a Corea y Japón, el siguiente mundial (2002). El fútbol colombiano entró en una etapa caracterizada por resultados negativos. La materia prima estaba, pero los jugadores llegaban a la cancha con limitaciones mentales causadas por el entorno social, cosa que les impedía explotar su talento (Juan Pablo Pino, uno de los casos más recordados).

 

El Suramericano del 2005 fue una nueva luz para nuestro balompié: fuimos campeones por segunda edición de este torneo y empezó a surgir una generación dorada, marcada por el talento y la madurez. Falcao, Guarín, Zúñiga, Rodallega, Cristian Zapata, Carlos Valdés y Abel Aguilar, fueron algunos de los estandartes de este equipo. El trabajo de Eduardo Lara, sumado a lo que se hizo en los clubes y escuelas, demostró que el talento bien trabajado, más la madurez emocional, es fundamental a la hora de conseguir éxitos deportivos.

 

El tiempo fue pasando, nuestro fútbol continúo con altibajos y nos quedamos sin los Mundiales del 2006 y 2010. A pesar de esto, ya Falcao y Guarín destacaba en Porto, Córdoba era campeón en Inter, James daba sus primeros pinos en Argentina y Ángel rompía redes en Inglaterra.

 

 

 

 El año 2011 tendría grandes revoluciones para el fútbol colombiano: la Selección Sub 20 haría un gran papel en el Mundial y José Pékerman sería nombrado como DT de la  Mayores. El argentino fue el encargado de establecer un proceso serio, con trabajo en todos los aspectos. Varios jugadores potenciaron su nivel y cogieron rumbo a Europa. En 2013, un nuevo equipo juvenil, liderada por Juan Fernando Quintero, se quedó con el Suramericano, el tercero de nuestra historia. Además, volvimos a la máxima cita del fútbol después de 16 años de ausencia. 4 años después, también asistimos.

 

Los frutos que hoy recogemos son el producto de una buena cosecha, labrada por el trabajo serio de los diferentes cuerpos técnicos en todos los aspectos. Actualmente tenemos jugadores maduros, capaces de adaptarse a diferentes entornos. También tenemos una Liga con campeones continentales e intercontinentales. Prácticamente se creó una vitrina y un prestigio.

 

En el pasado las condiciones físicas y técnicas lo eran todo a la hora de contratar un jugador, ahora ya no es así: el fútbol evolucionó y los aspectos mentales, académicos y psicológicos, son esenciales para el desarrollo de un futbolista. Se puede decir que el jugador se crea. Se debe estar preparado para enfrentarse al mundo del fútbol.

 

Hoy en día Colombia es el octavo país a nivel mundial que más exporta jugadores, el primero es Brasil. Tenemos 382 representantes en el exterior según cifras de CEIS Football.  Los datos hablan por sí solos, el trabajo es fundamental y sin desarrollar todos los aspectos de un jugador, es muy difícil triunfar.  

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload

Entradas destacadas

I'm busy working on my blog posts. Watch this space!

Please reload

Entradas recientes
Please reload

Archivo
Please reload

Buscar por tags

I'm busy working on my blog posts. Watch this space!

Please reload

Síguenos
  • Facebook Basic Square
  • Twitter Basic Square
  • Google+ Basic Square

Marketing ChacaritaCol 2.019

CHACARITA JUNIORS FILIAL COLOMBIA FORMAMOS JUGADORES CON MENTALIDAD DE PROFESIONALES "NUESTRA SERIEDAD SE DEMUESTRA CON HECHOS"