De Santa Rosa para el mundo

August 15, 2018

 

“El que persevera alcanza” proverbio popular.

 

Esta es la historia de un soñador. Yefri Reyes es un joven colombo venezolano de 22 años  que se dedica a lo que ama, jugar fútbol. Nació en Caracas, Venezuela, pero su madre es colombiana y esto le dio la doble nacionalidad. Desde muy chico se crió en Colombia, específicamente, en Santa Rosa, Bolívar. A su pueblo le debe todo, sus inicios en el fútbol, los primeros torneos que disputó, amigos, costumbres y su familia.

 

Desde que era niño soñaba con ser un futbolista profesional, jugaba en su barrio como hobby, pero siempre se visualizaba con llegar a lo más alto. Sus inicios en el fútbol fueron jugando torneos de su pueblo, en estos certámenes la mayoría de veces fue de los jugadores más destacados y esto hizo que llamara la atención en la capital. Sus buenas actuaciones le abrieron las puertas  en el Bogotá Fútbol Club, aunque su paso en esta institución sería fugaz, ya que, se presentaría a la Filial de Chacarita, equipo que lo terminaría de formar y lo enviaría a la pensión del ‘funebrero’ en Argentina.

 

Su llegada al país albiceleste no sería nada fácil, dejar a su familia y a sus amigos atrás sería uno de los golpes más duros que le ha dado la vida. Por otro lado, mientras vivía en la pensión, le hacía mucha falta su arroz con coco, el pescado y un buen patacón. Pero no todo es malo, Yefri resalta que encontró unos buenos compañeros y a grandes seres humanos dentro de los funcionarios del club. Para llegar a ser profesional, tuvo que jugar en las inferiores, luego en la cuarta división, posteriormente en la reserva y para finalizar en primera, donde firmaría su primer contrato.

 

Su único ídolo es su madre, por todo lo que ha hecho por él y el amor tan grande que le tiene. Yefri quiere escribir su propia historia y no estar a la sombra de nadie, por esto, ningún futbolista lo representa. Su momento más feliz en él fútbol fue cuando le anunciaron que estaría en el once inicial ante Guillermo Brown, este sería su debut profesional, nunca se había sentido tan dichoso dentro de una cancha.

 

Con tan sólo 22 años ya ha disputado tres partidos en la Súper Liga Argentina. Su mayor logro es haber sido parte del equipo que consiguió la vuelta de Chacarita a primera división. Su sueño hasta ahora se está empezando a cumplir, Yefri dice que su carrera está a medias, porque aún quiere lograr muchas cosas. Sus aspiraciones están en manos de Dios, lo único en lo que se enfoca es en seguir dándolo todo por ‘el funebrero’, que significa mucho para él y lo aprecia inmensamente. Su posición es volante ‘cinco’, se describe a sí mismo como un jugador de mucho despliegue, temperamento, coraje y buen pie.

 

Lo que lo motiva cada mañana es volver a ver el sol.  Siempre le agradece a Dios por la vida, por amanecer estando bien, por su salud y por darle un don que le facilita hacer lo que más le gusta. El fútbol, su familia y sus amigos son su felicidad.

 

El mensaje para los soñadores: “los sueños son posibles a la medida que uno lo crea y en cuanto uno crea que sean posibles. No hay sueño que sea fácil, hay que trabajar duro, no se encuentran a la vuelta de la esquina. Nunca hay que dejar de soñar, hay que poner a Dios en primer lugar, dejarlo todo en manos de él y hará el resto”.  A la gente de su amado pueblo, Santa Rosa, los invita a luchar por sus sueños, que sí se pueden convertir en realidad.

 

Por: David Martínez E. (@DavidMartinezEc)

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload

Entradas destacadas

I'm busy working on my blog posts. Watch this space!

Please reload

Entradas recientes
Please reload

Archivo
Please reload

Buscar por tags

I'm busy working on my blog posts. Watch this space!

Please reload

Síguenos
  • Facebook Basic Square
  • Twitter Basic Square
  • Google+ Basic Square

Marketing ChacaritaCol 2.019

CHACARITA JUNIORS FILIAL COLOMBIA FORMAMOS JUGADORES CON MENTALIDAD DE PROFESIONALES "NUESTRA SERIEDAD SE DEMUESTRA CON HECHOS"